Hay otras opciones para el periodismo medioambiental

Hay otras opciones para el periodismo medioambiental

logo“Hay que ser valientes, tenemos que asumir riesgos y ser imaginativos”. Estas palabras, que John Vidal (The Guardian) dirigió a los asistentes a las I Jornadas Internacionales de Periodismo Medioambiental, son quizá el mejor resumen del curso.

En tres días de ponencias y conversaciones hubo tiempo para analizar la situación en las redacciones más clásicas, donde las prisas y la noticia de actualidad mandan. Pero sobre todo se expusieron nuevas formas de periodismo. Se habló de cómo los datos pueden contar historias, de periodismo de investigación, de blogs y de reportajes nacidos de tuits.

Mar Cabra y Marcos García Rey, periodistas de investigación, relataron cómo tras meses de pelearse con la administración y sus informes, y semanas rebuscando entre montañas de datos, han conseguido sacar adelante los proyectos Looting the seas y España en llamas.

En la última sesión, Abrahm Lustgarten explicó que en ProPublica, el medio estadounidense donde trabaja, la prioridad es la información independiente y los reporteros cuentan con el tiempo necesario para profundizar en sus temas y dar una información de calidad. Lustgarten lleva informando sobre el fracking desde 2008 y en todos estos años en la empresa, sólo ha cubierto tres temas más. “Intentamos ir más allá y pensar de qué manera podíamos dar una información nueva, diferente a la que estaban ofreciendo todos los demás medios”, explicó en relación a la cobertura que hicieron en ProPublica sobre el vertido de BP en el Golfo de México.

Es cierto que son condiciones de trabajo ideales, que a la mayoría nos suenan imposibles. Parece fácil “arriesgarse y ser imaginativo” cuando se viene de The Guardian, donde John Vidal cuenta con una plantilla de siete periodistas y muchos más colaboradores dedicados exclusivamente a medioambiente. Y quién no desearía trabajar en un medio como ProPublica para así tener tiempo de abordar los temas en más profundidad y “no contar lo mismo que todos los demás”.

Pero el curso fue también un soplo de aire fresco para los que no tenemos esa suerte. Porque debemos atrevernos a hacer cosas nuevas aunque sea a niveles más pequeños, y darle una perspectiva diferente a nuestra historia, aprovechando los medios a nuestro alcance. Quedó claro, por ejemplo, que a pesar de que medio ambiente es la única área que cuenta con una ley de acceso a la información en nuestro país (ley 27/2006), casi ninguno de los periodistas asistentes al curso sabíamos de su existencia. Nos hemos conformado con el ‘no’ de las administraciones a nuestras solicitudes.

Las jornadas han servido para recordar que es posible, que hay otra forma de hacer periodismo y que ya se está haciendo. Como dijo en la clausura Miguel G. Corral (El Mundo), ahora las cosas están mal “pero cambiará. Ya sea en un año, en cinco o en diez. Para cuando ocurra, los periodistas debemos tener en mente que hay otras posibilidades, que se pueden hacer muchas cosas nuevas”. ¡Hasta entonces por lo menos usemos la ley 27/2006!

……………..

* Julia García es miembro de la Asociación Española de Comunicación Científica y obtuvo una de las diez becas para asistir a las I Jornadas Internacionales de Periodismo Medioambiental el 2, 3 y 4 de diciembre de 2013 en Madrid. Las becas a eventos de interés son una de las ventajas de ser socio de la AECC.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DESCUBRE MÁS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad