Siempre nos quedará la Eternidad

Siempre nos quedará la Eternidad



Parte de lo que somos, lo sabemos por la Ciencia; la otra parte, quedará oculta en el laberinto de la Eternidad. Olvidé la Sabiduría. La Ciencia nos ayuda a descubrir el mundo que nos rodea: la física, y a progresar en desarrollos tecnológicos, pero ¿y lo demás?: el humanismo, la tolerancia, la solidaridad, la falta de codicia, la superación de los prejuicios, de los nacionalismos neofascistas -como los que padecemos en España y en otras partes del mundo-, y las desigualdades de sexo.. De todo esto hablaba el otro día Sampedro en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

A pesar de la Ciencia y de los enorme avances logrados en los últimos 500 años, nuestra sociedad sigue inmersa en la barbarie. La Ciencia no nos ha ayudado a distanciarnos mucho del resto del reino animal. Aunque lo hemos tenido todo a nuestro favor, nuestra Ciencia y escasa sabiduría, es decir, el modo de vida del mundo actual, nos ha llevado a una situación en la que los valores han desaparecido de nuestro horizonte intelectual (justicia, paz, respeto hacia el medio, solidaridad, generosidad…). Todo esto, como decía Sampedro está siendo arrollado y rebasado “por los intereses económicos y materiales”. Somos una sociedad opulenta, y de una ambición sin límites en la que nada importan los demás, sino tan solo uno mismo. Nadie quiere ser mejor, le basta con ver y apartar la vista con mayor o menor compungimiento de la miseria, la muerte y la sordidez en la que viven la mayoría de nuestros semejantes. Ésto, de ahí mi error inicial, no lo resuelve la Cencia, sino la Sabiduría y, sí, después, la Eternidad.

 

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DESCUBRE MÁS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad