La eterna discusión o quién traduce el matematiqués

La eterna discusión o quién traduce el matematiqués

montaa_rusa_adn

Hay discusiones que tienden al infinito convirtiendo determinados asuntos en ecuaciones imposibles de resolver.

Hace algunas semanas tuve la oportunidad de asistir de nuevo a una de esas discusiones. Fue en el marco del curso ‘Yo quiero ser divulgador científico’, organizado por la Fundación UNED. No había terminado la primera ponencia cuando surgió la eterna pregunta ¿quién debe divulgar el científico o el periodista?

Estando en clara minoría (dos periodistas asistimos al curso frente a 48 científicos) logré defender el papel que esta profesión puede jugar en la divulgación científica y, creo, conseguí convencer a algunos de los presentes.

Cierto que Manuel Toharia me echó una mano cuando dijo que los periodistas somos los corresponsales de los ignorantes en el país de la ciencia.

Así, desde la humildad de quien reconoce la sabiduría en la comunidad científica, creo que los periodistas somos quienes hasta ahora mejor hemos logrado traducir el matematiqués (el idioma de los científicos en palabras de Toharia). Una vulgarización que debe ser hecha siempre desde la rigurosidad que nos enseñan en las Facultades de Comunicación y que preside este oficio, lo crean o no en el país de la ciencia.

Y es que la eterna sospecha es la variable que imposibilita la solución a la discusión, la que convierte la divulgación en singularidad matemática.

Por eso, creo, debemos seguir apostando por la colaboración y el entendimiento despejando esas incógnitas sobre el contrario (ese científico no se fía de mi profesionales … o este periodista no se entera de nada) y desterrar los miedos para lograr que las palabras fluyan del matematiqués a la lengua común.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE MÁS

El Shackleton de antes de Shackleton
Blog

El Shackleton de antes de Shackleton

Autor: Antonio Calvo Roy La aventura antártica más conocida de Ernest Shackleton no es la que da origen a este libro, pero este es “con

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad