Generación Ziencia – Reflexiones de una jornada

Generación Ziencia - Reflexiones de una jornada
Generación Ziencia - Reflexiones de una jornada

Generación Ziencia – Reflexiones de una jornada

Autor: José Luis Crespo

Hace ya unas dos semanas que, reunidos en CaixaForum Madrid, los miembros de la asociación y otras personas interesadas en la comunicación de la ciencia pudimos asistir al evento Generación Ziencia. La “Z” no es ningún fallo ortográfico. Hace referencia a la ahora famosa generación Z. Mientras que hace (no muchos) años los comunicadores se volvían locos por querer llegar a los Millennials, el público jovén que había abandonado los medios tradicionales para embarcarse en el novedoso mundo de las redes sociales, ahora nos encontramos que los Millennials hemos crecido, las redes sociales se encuentran bien asentadas y una nueva segmentación ha entrado en el juego. Un público que no recuerda un mundo sin Facebook o Instagram. Voy a evitar decir “nativos digitales” (no hay evidencia de que tal cosa exista), pero sí diré que son personas que se han criado en un entorno digital mucho más maduro. Que el contenido científico llegue a ellos requiere de un entendimiento actualizado de todas las técnicas que los creadores de contenido han ido infiriendo durante todos estos años. 

En Generación Ziencia, gracias a la organización en colaboración de la AEC2 y la Fundación “la Caixa”, pudimos poner sobre la mesa algunas de esas técnicas, levantar antiguos debates de nuestro campo y contextualizarlos en el entorno digital presente. Como parte de los que ideamos este evento, quería no solo invitar a creadores de contenido para que nos contaran su punto de vista si no también abrir la conversación a todos los asistentes. Es muy habitual en mí la siguiente queja: los eventos son demasiado verticales. Es muy común verte en una sala llena de profesionales de la divulgación donde una sola persona pasará los siguiente 30 o 40 minutos hablando no solo de su proyecto si no de su forma de comprender la divulgación científica.

¿Acaso no sería mucho más interesante que toda una sala de profesionales pudieran discutir de ello? Por eso en Generación Ziencia quisimos hacer un evento horizontal, con sesiones sin ponente, donde la gente se sentaba en círculo y discutía de un tema central. Creo que no solo ayudó a arrojar luz y ángulos diferentes a los temas propuestos, sino que también sirvió para conocer a otros profesionales. “Técnicas de guión”, “Cómo llamar la atención. ¿Todo vale?”, “Vías de financiación. Dónde buscar.”, “Confesión de fracasos. De los proyectos fallidos se aprende más”… Estas sesiones ayudaron a que todos los profesionales pudiéramos hablar de temas que nos preocupan.

Estas sesiones horizontales sucedieron de forma paralela. Uno tenía que elegir a qué sesiones acudía, en una suerte de “elige tu propia aventura”. Por mi parte, que moderé un par de ellas, puedo hablar de mi experiencia: adelantándome a la posible timidez de la gente, me preparé una batería de preguntas para azuzar la conversación. No hizo falta. Los profesionales se enzarzaron de forma natural (para la sorpresa de nadie) de modo que generaron sesiones muy enriquecedoras y dinámicas. El tiempo se pasó volando. Hubo asistentes que no quisieron aportar. Estuvieron calladas. Pero no es algo que considere negativo. Es lo bueno de la sesión horizontal: si quieres ser un espectador tienes la posibilidad, si quieres participar también puedes, al contrario que una sesión vertical.

Nuestros invitados, creadores de contenido, estuvieron brillantes en sus intervenciones y creo que defendieron bien lo complejo que es trabajar en redes sociales. Aquí hablo de lo que yo presencié: Adrián (@elfisicobarbudo) se posicionó en un uso ético de las técnicas con las que se captura la atención en redes, Abbey (@heyabbeyc) defendió a capa y espada la especialización divulgadores para conseguir una precisión y rigor mayores, Aythami (@ReaccionaExplota) dió lugar a un interesante debate sobre patrocinios y divulgación gracias a las inquisidoras preguntas de Pampa, Anna (@SizeMatters) puso en relieve la unión entre arte y ciencia para conseguir mejores resultados en la transmisión del conocimiento científico y Tamara (@putamen_t)… Bueno, honestamente, no me crucé con ella en ninguno de las sesiones. Supongo que también es la magia de paralelizar sesiones. Muchas historias están sucediendo al mismo tiempo, hechas a medida para cada uno de los profesionales. Pero pongo la mano en el fuego: dijo cosas muy interesantes.

Qué decir de la parte final del evento en el auditorio de CaixaForum Madrid, donde con las charlas de los anteriores pudimos verles hacer divulgación en directo. Hubo risas, hubo sorpresas, hubo demostraciones en directo y, como no, todos salimos de allí con un poquito más de cultura científica

Si tuviera que poner una nota negativa a toda la jornada tal vez sería el poquito tiempo que tuvimos de mero networking. Hubo mucha discusión, sí, pero una cerveza tranquila para hablar “uno a uno” con el resto de asistentes e intercambiar correos hubiera sido óptimo. Es algo que apuntar para futuras ocasiones.

Mis sensaciones finales es que fue una jornada de mucho aprendizaje, en el que espero que todos los asistentes salieran con nuevas ideas y algunas técnicas que poder aplicar a sus propios proyectos. Ojalá y este formato pueda ver la luz en otra ocasión y podamos todos los profesionales que trabajamos en comunicación científica, reunirnos, ver los puntos que tenemos en común, compartir secretos y mejorar como transmitimos la ciencia. 

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE MÁS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad