¿Hay ciencia detrás del amor a los animales? Los datos son el mejor argumento para confirmar los beneficios que nos aportan

Hay ciencia detrás del amor a los animales

¿Hay ciencia detrás del amor a los animales? Los datos son el mejor argumento para confirmar los beneficios que nos aportan

Autora: Mercedes González Fernández de Castro

Fieles a nuestra cita anual con la conferencia anual de la Fundación Vet+i, la Plataforma Tecnológica Española de Sanidad Animal, asistimos el pasado 26 de junio al debate sobre un tema tan necesario como popular en los últimos años: «Los animales y la sociedad. La ciencia del vínculo animal-humano».

Nuestras sensaciones y creencias son subjetivas. Podemos tratar de definir lo que entendemos por amar a los animales y casi todo el mundo supone que los veterinarios nos dedicamos a esta profesión porque nos gustan o nos interesan. Una de nuestras responsabilidades es educar a la sociedad sobre el trato que les damos al asignarles una función, una aptitud, o para obtener beneficios de su cría a la vez que los protegemos, los alimentamos, les damos alojamiento y cubrimos las necesidades particulares de cada especie.

Estamos contemplando una evolución en el papel que cumplen los animales de compañía dentro de las familias modernas y una nueva percepción de lo que es o debería ser el trato a los animales de producción en las granjas. Pero ¿cuánto hay de cierto sobre lo que suponemos? ¿Hasta dónde nos dejamos llevar por sesgos sociales? ¿Es posible medir el vínculo que nos une a los animales o el bienestar que les proporcionamos a cambio de su producción o su compañía?

En sucesivas mesas redondas y presentaciones a cargo de perfiles profesionales muy diversos, todos ellos implicados en la relación con los animales, desde veterinarios, ganaderos, médicos o terapeutas ocupacionales, durante la conferencia encontramos datos e investigaciones que tratan de respaldar muchas de las cuestiones que plantea el vínculo con los animales.

Para empezar, en la Unión Europea se han registrado 91 millones de hogares (el 46 % del total) en los que los animales se consideran un miembro más de la familia. De 16.000 personas encuestadas, el 98 % afirmó haber experimentado beneficios en su salud física y mental por compartir su vida con un animal. Este es un primer retrato de la sociedad actual. Una sociedad que cada vez está más alejada del medio rural, pero que se preocupa por el bienestar de los animales de granja sin conocer en profundidad los sistemas productivos.

La Unión Europea es la más exigente del mundo en materia de bienestar animal basándose en la creciente evidencia científica, amparada por un marco legislativo cada vez más garantista. Esto significa aumentar la productividad, pero también costes de producción más altos y a la vez un mayor impacto ambiental, que es necesario tener en cuenta.  Al asegurar un mayor bienestar animal, se trata de avalar la protección y el bienestar animal sobre parámetros objetivos que se pueden medir, registrar y seguir. Para eso, las explotaciones se han ido tecnificando, transformándose en ganadería de precisión al incorporar herramientas que permiten la monitorización continua y en tiempo real del movimiento, el consumo de alimento, las interacciones, la respiración, la temperatura y humedad ambientales y demás parámetros indicadores de la salud y el confort de los animales estabulados o en pastoreo. Hoy día, la tecnología digital permite monitorizar los indicadores e ir más allá de la detección generando modelos predictores, para centrarse en la prevención y evitar la aparición de problemas de salud o confort en los animales de producción.

Hay ciencia detrás del amor a los animales - Conferencia anual de la Fundación Vet+i,

La OMSA estima que una quinta parte de la población mundial participa en la producción ganadera o en el procesado de productos de origen animal, aunque el reparto es desigual en las diferentes regiones. Se espera que la eficiencia se vaya incrementando, y con ello el bienestar animal global, derivado de los conocimientos cada vez más amplios que vamos adquiriendo gracias a la tecnificación y sensorización, al análisis de datos, a la ciencia aplicada en condiciones de campo, la mejora de las instalaciones y, sobre todo, a la formación del personal a cargo de los animales, en modelos que son exportables a cualquier país y modelo productivo.

Las medidas de protección animal se basan en la definición de bienestar animal recogido en el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) sobre las llamadas cinco libertades, que se han ampliado al modelo de los cinco dominios para incluir criterios objetivos de evaluación relacionados con la nutrición, el entorno, el estado de salud, el comportamiento y el estado afectivo, contempladas para todas las especies.  

Otros conceptos implicados en este debate son One Health y One Welfare, que reconocen que el bienestar animal, el medioambiente y la biodiversidad están íntimamente relacionadas con el bienestar humano, en especial porque la psicología humana ya ha demostrado que las personas, al relacionarnos con los animales, nos vinculamos con ellos de manera inevitable, siempre que no exista conflicto. Esto da lugar a un amplio abanico de intervenciones en campos de trabajo en los que los animales están implicados, como la gestión de poblaciones con recursos limitados en riesgo de exclusión social, entornos bajo violencia doméstica, sinhogarismo, aspectos culturales como la preocupación por el bienestar de los animales, la seguridad alimentaria, el abandono de animales de compañía, o las terapias asistidas con animales, entre otros.

Los animales de compañía son un pilar fundamental de nuestra sociedad, pues los estudios recientes han demostrado que son una fuente de apoyo social y emocional para las personas que conviven con ellos, siempre que el animal tenga buena calidad de vida. El vínculo que se establece con ellos es sólido y bidireccional, y susceptible de ser medido. Está tan valorado e introducido en nuestra sociedad, que podemos considerar que el vínculo entre personas y animales es una cuestión de salud pública.

En la proyección a futuro del vínculo y el bienestar animal es deseable que se transmitan los conceptos correctos al consumidor, para que esté bien informado y demande productos derivados de una producción sostenible y respetuosa con los animales. Esto pasa por desarrollar programas divulgativos y formativos eficaces, así como buenas prácticas de etiquetado de los productos. También es imprescindible fomentar la tenencia responsable de animales de compañía, educando a la población sobre las necesidades del animal y del humano, cómo se complementan y cómo se cubren. Existe un campo inmenso de trabajo de comunicación basada en la ciencia que necesitamos cubrir bajo una estrategia común para evitar sesgos y bulos (de esta conferencia surge el nuevo concepto «One Communication»), aunando el trabajo de los veterinarios con el de otros profesionales afines como periodistas especializados, médicos de familia, pediatras, profesionales de la salud mental, trabajadores sociales, ganaderos… con el fin de potenciar el mensaje: los animales nos benefician, pero debemos garantizar su bienestar basándonos en lo que sabemos gracias a los avances que nos brinda la investigación.

#VínculoAnimalHumano #HumanAnimalBond #Conferenciavetmasi #AEC2

Hay ciencia detrás del amor a los animales - Conferencia anual de la Fundación Vet+i,

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE MÁS

GENERACIÓN ZIENCIA Estrategias para una divulgación influyente
Agenda

GENERACIÓN ZIENCIA  

GENERACIÓN ZIENCIA   Estrategias para una divulgación influyente Caixa Forum (Madrid), 27 de mayo de 2024 Una jornada para hablar de la comunicación de la

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad