¡Entérense!

¡Entérense!

 

Hoy 17 de diciembre de 2010 por primera vez en mi vida, el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) se digna mandarme una nota de prensa. ¡Una nota de prensa a mí, y hoy, cuando jamás lo había hecho! Yo, como suele decirse por ahí: “alucino en estéreo”. Leo las líneas rojas, que las tiene y bastantes, y qué pone… Un instante: ¡joder! ¡Ya! Pone que la información esta embargada hasta el domingo, día 19 de diciembre a las 19:00 horas. Y más adelante dice que esa información ha sido ya publicada -¡ha sido publicada!- en la revista científica Nature Cell Biology. Y digo yo, quién va a publicar esta nota en un domingo, y, además el 19, vísperas casi del sorteo de Navidad, y por si esto fuera poco a las siete de la tarde. Otrosi cuando ya ha sido publicada en una de esa revista que no hay Dios que las entienda si no eres de negociado. Porque, claro está, qué sentido tiene que en esas revistas escriban para que lo entienda el común de los mortales, si el fin no es ese, sino el que se enteren los que se tiene que enterar: los competidores. Para contárselo al común de los mortales ya están los divulgadores. Esa especie que desgraciadamente no padece del mal de fagocitosis entre sus filas. Cuanto ganarían el común de los mortales si así fuese. Por lo pronto estarían mejor informados y, por suerte, peor uniformados.

Siempre he despreciado y sigo haciéndolo a los que publican en revistas u hojas parroquiales y me dicen en mi cara que eso publicado, en mi caso me está embargado, es decir prohibido hasta un día y una hora intespectiva. Como diría el ya desaparecido actor F. F. Gómez: “¡A la mierda!”

La noticia embargada se refiere al descubrimiento de un proceso mediante el cual, las células a punto de palmarla mandan una señal, un “QUEO”, al vecino sano y con bastante vida por delante para que practique con ella, con las moribundas, algo tan antiguo como el canibalismo, que en términos científicos-científicos se denomina “fagocitosis”. El rollo está en que ese proceso, modificándolo un poco, la señal se prolonga y las células sanas pueden también comerse a las que están chungas, es decir dañadas. De este modo solo se mantienen las sanas

Las noticias embargadas son para todos, no para unos si y otros no. Eso es inaceptable. Entérense.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE MÁS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad