La Fundación CSIC abre sus puertas en negro sobre blanco con un cuaderno trimestral

La Fundación CSIC abre sus puertas en negro sobre blanco con un cuaderno trimestral

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas, por medio de su Fundación General, decidió abrir sus puertas a la ciudadanía gracias a una nueva publicación que viene a resumir, trimestralmente, en negro sobre blanco, la actividad más destacada que desde esta institución pública periódicamente se realiza.

Bajo el título de “Lychnos, Cuadernos de la Fundación General del CSIC” la institución científica presidida por Rafael Rodrigo se adentra en la divulgación de la ciencia “made in Spain” de una forma elegante, compacta y muy agradable al lector, valiéndose para ello de soporte de calidad bien maquetado con un estilo actual, espacioso, con bastante aire entre recursos periodísticos y con diseño atractivo, lo que facilita su lectura y da juego a la hora de insertar las tablas y gráficas que acompañan a las informaciones, ya sean éstas artículos puramente científico-divulgativos o entrevistas a los protagonistas de la edición. Vale decir que, en ocasiones, no es fácil conjugar la diversidad de estilos periodísticos que una publicación de este calibre debe contener con una maquetación acorde. En el primer número de Lychnos se consigue.

Pie de foto: Renderizado de la publicación.

Acerca del nombre elegido para esta publicación española cabe decir que, a pesar de no ser original  -desde 1936 la sociedad sueca de Historia de la Ciencia e Ideas publica ininterrumpidamente “Lychnos. An annual for history of ideas and science” bien parece acertado dado que, según explica Rafel Rodrigo en este primer número del cuaderno, sólo el CSIC ha crecido por un factor de 14 en los últimos 20 años, siendo el crecimiento en I+D+i mundial favorecido por un factor de 2. Es decir, según entendemos Lychnos como “lámpara” o “luminaria”, del griego clásico, este cuaderno viene a dar “luz” a una institución científica europea emergente y necesitada de un medio de divulgación tradicional como el que representa esta publicación.

En este primer número publicado en junio de 2010, el comité de redacción de Lychnos ha querido informar y dar a conocer, como no podía ser de otro modo,  a la propia institución en sí y, lo más importante a su Fundación.

Explica su primer artículo “Quienes somos” como la Fundación SCIC trata de facilitar, potenciar y promover así como articular la financiación privada para el desarrollo de la investigación pública. Para ello, cuentan con el apoyo de seis organizaciones de ámbito privado reconocidas por su trayectoria social o empresarial así como por su incondicional soporte a la investigación en nuestro país, a saber: Banco Santander, Fundación BBVA, la Caixa, Fundación Ramón Areces, Cajasol y Kutxa.

 

Pie de foto: El presidente de la Fundación y del CSIC, Rafael Rodrigo, en Lychnos.

 

Al margen de la información de carácter institucional, muy interesante cuando se quiere conocer el alcance social de toda iniciativa pública o privada, cabe destacar el apartado destinado a las cinco líneas estratégicas de la Fundación CSIC: Especies amenazadas, Envejecimiento, discapacidad y enfermedad, Ecología humana y desarrollo así como Fronteras. Sin duda alguna, una división revolucionaria de lo que la ciencia y los científicos deben poner en su punto de mira si entendemos al hombre y su entorno, así como a sus consecuencias, como el doble eje de un mundo abocado a la globalización y la eficaz resolución de los nuevos problemas que van surgiendo de su propia evolución.

En Lychnos hay también espacio a la opinión e información pura y dura, en formato noticias.

Así, destaca en este número un interesante artículo sobre el mecenazgo científico firmado por Juan Mulet, director general de la Fundación para Innovación tecnológica COTEC, quien sin explicitarlo reclama para nuestra sociedad una Ley del Mecenazgo anunciada hace ya varios años por nuestro Gobierno, pero que, no sabemos sí por causa de la crisis o falta de consenso o interés político, sigue sin ver la luz. Dice Mulet, “el mecenas confía en su patrocinado y le deja gran libertad  de acción, para que pueda desplegar su creatividad descargado de otras obligaciones”.

Cierra el Cuaderno un par de paginas con varias noticias breves, entre las que destaco un titular: “El INTA encarga su planificación estratégica a la Fundación CSIC”. Una acción que permitirá a esta Fundación General del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ponerse a prueba a sí mismo así como, de un modo u otro, liberar al Instituto Nacional de Técnica Aerospacial de un trabajo que con cierta recurrencia ocupaba horas de dedicación a su capa directiva.

Deseamos un largo y exitoso futuro para nuestro Lychnos. Y es que, sin duda alguna publicaciones de este tipo y con este carácter  son necesarias. Aunque más aún son necesarias más  informaciones destinadas a ocupar su pequeño espacio en esta publicación. Igualmente, también serán bienvenidos en Lychnos todos los protagonistas de nuestra ciencia. Y, por supuesto, lo más importante, muy bienvenido será todo lector -o lo que es lo mismo, todo ciudadano, lector en potencia- que dé sentido y razón a esta nueva aventura editorial.

 

por Manuel Rodríguez de Viguri Fernández

viguri@ono.com

 

Referencias:

http://www.fgcsic.es/comunicacion/lychnos

 

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE MÁS

El Shackleton de antes de Shackleton
Blog

El Shackleton de antes de Shackleton

Autor: Antonio Calvo Roy La aventura antártica más conocida de Ernest Shackleton no es la que da origen a este libro, pero este es “con

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad